TAI-CHI

 

¿Qué es el Tai Chi?

El Tai Chi, o Tai Chi Chuan (El Puño del Extremo Supremo) es un arte marcial interno que proviene de la China, cuya práctica ayuda a mejorar y mantener la salud. Fue el Maestro Chan San-Feng (s. XII) quien lo instituyó tal como se lo conoce ahora. Sin embargo, ha ido evolucionando a lo largo de los siglos gracias al aporte de la práctica de toda la vida de los Maestros de Tai Chi y Chi Kung de los diferentes linajes.

La base de esta disciplina es el cultivo de la energía, o Chi, consiguiendo que la misma circule fluidamente y con armonía por todos los meridianos del cuerpo. Por esto es muy importante la práctica del Chi Kung, el cual forma parte de la medicina tradicional china y se basa en la teoría del Yin y del Yang, buscando el equilibrio. Chi significa energía, y Kung trabajo, de manera que Chi Kung se refiere al cultivo de nuestra propia energía, y su manejo por el cuerpo.

El Tai Chi, (que es la manera abreviada para referirse al Tai Chi Chuan), es una disciplina muy completa: incluye un sofisticado método de defensa personal que se basa en la potencia personal, o cultivo energético, y la maestría en dirigir y/o proyectar la energía por el cuerpo. Por otra parte, contiene los conocimientos y sabiduría taoísta ofreciendo una variedad de prácticas de meditación y alquimia interior. La meditación ayuda a calmar la mente, a expandir la conciencia y a regular las emociones.

Las formas de Tai Chi (secuencias de movimientos), el Chi Kung, la Meditación, son herramientas que sin duda ayudan a las personas a recuperar su verdadero estado de Ser,  a reconectar con su alma y a encontrar la felicidad interior.

Esta práctica es asequible a todas las personas sin importar su edad ni condición.

 

Beneficios de la práctica del Tai Chi

La práctica constante de Tai Chi reajusta y mejora el sistema nervioso, el sistema circulatorio, las funciones del aparato respiratorio, el sistema digestivo, regula el peso, regula el sistema endocrino, las funciones de los músculos y huesos, mejora el sistema inmunitario, aumenta la vitalidad, para combatir el estrés, insomnio, ansiedad, problemas óseos y articulares. Ayuda a adquirir hábitos de vida saludable.  Asimismo reajusta la mente y aumenta la capacidad de concentración, proporciona una mayor conexión con el propio ser, perfecta alineación del cuerpo, mente y espíritu, y propicia estados de paz.