MASAJE TAILANDÉS

El Masaje Tradicional Tailandés es una de las técnicas de masaje más antiguas que existe. Su origen se  remonta a la época de Buda, hace más de 2500 años. Es un arte milenario, sagrado y uno de los pilares de la Medicina Tradicional Tailandesa, cuyos beneficios están demostrados de forma empírica por siglos de experiencia y resultado. El Masaje Tradicional Tailandés rompe con el concepto que entendemos por masaje,  ya que  este se realiza en un futón y con vestimenta cómoda. Se aplica desde los pies en dirección ascendente para estimular el retorno de la sangre al corazón, usando presiones palmares, dedos (digitopuntura), antebrazos, pies y rodilla. Diríamos que es como una práctica de Yoga pero pasiva, combinando técnicas y manipulaciones en forma de presiones y estiramientos con el objetivo de liberar tensiones del cuerpo. Además de trabajar sobre el tejido corporal, se trabaja con la energía (las líneas Sen), ofreciendo un masaje profundo que nos traslada a un estado de relajación y paz. Visto desde fuera es como una preciosa danza, donde receptor  y terapeuta se fusionan en plena armonía. El Masaje Tradicional Tailandés es el método más eficaz para mantener y mejorar la movilidad, la flexibilidad y la energía vital. Este trabajo corporal reduce al mínimo la posibilidad de lesiones de las articulaciones, los ligamentos y los músculos, proporcionando bienestar al liberal la tensión generada por el estrés y armoniza los aspectos psicofísicos y sutiles del ser humano. Tonifica el sistema nervioso, favorece la circulación sanguínea, linfática y energética, ayudando al buen funcionamiento y prevención  de patologías en los órganos internos.

Masaje Tailandés