PSICOTERAPIA GESTALT

 

¿QUÉ ES LA PSICOTERAPIA GESTALT?

Es una terapia de apoyo dentro de lo que se llama la “psicología humanista”. Su finalidad es ayudar a gestionar los problemas y dificultades que las personas tenemos en cuanto a sentimientos, lo que hacemos o cómo nos relacionamos.

Durante la terapia exploraremos juntos lo que te preocupa en el momento presente (¿qué me pasa aquí y ahora?) para que te des cuenta de cómo lo vives tú en concreto (¿cómo reacciono a lo que me pasa?). A partir de ahí aprenderás a entenderte mejor (¿por qué reacciono así?).

La psicoterapia Gestalt tiene en cuenta lo que la persona piensa, pero también lo que siente y las sensaciones que envía el cuerpo. Por tanto en las sesiones, además del diálogo, se pueden realizar distintos ejercicios para explorar esos 3 aspectos y ponerlos al servicio de la terapia. Según tu situación, tu momento y tus necesidades, podemos usar técnicas, ejercicios o juegos que incluyan el movimiento, dibujar o escribir o algún ejercicio de respiración.

Así se van explorando recursos para que la persona se sienta mejor o incluya nuevas alternativas de interpretar la vida y relacionarse.

Las sesiones son individuales, de pareja o grupales.

 

¿CÓMO TE PUEDE AYUDAR?

La psicoterapia Gestalt ayuda a personas que se sienten mal consigo mismas o que están insatisfechas y preocupadas con algún aspecto de su vida. El objetivo es que se sientan mas seguras, tranquilas y con dirección; tanto con ellas mismas como en sus relaciones.

Estas son algunas situaciones en las que la psicoterapia Gestalt te puede ayudar:

  • Te sientes inquieto o tienes ansiedad por algún problema personal y le das vueltas en tu cabeza sin encontrar una solución.
  • Te gustaría cambiar alguna situación que no te gusta, en el trabajo o con alguna persona, pero no crees que puedas abordarlo o no sabes cómo hacerlo.
  • Te encuentras bajo de ánimo, triste o piensas mucho en el pasado por algo o alguien que has perdido: un proyecto de vida, una pareja, un familiar o incluso la salud.
  • Tu manera de ser no te gusta o te trae problemas. Te notas inseguro o poco natural cuando estás con otras personas. O la gente cercana te dice que eres frío, susceptible, orgulloso o demasiado nervioso.

Y en las relaciones:

  • Discutes mucho con tu pareja, tus amigos o tu familia o no te atreves a decir lo que piensas.
  • Parece que siempre eliges a la pareja equivocada: acabas rompiendo o soportando lo que no te gusta.
  • Te has separado y, te hayan dejado o hayas dejado tú la relación, no acabas de superarlo por mucho que quieras.

Y estos son algunos resultados que puedes esperar:

  • Conseguir sentirte más tranquilo y tener recursos para gestionar o resolver los asuntos que te preocupan o te bloquean.
  • Transformar las partes de ti mismo que no te gustan o te traen problemas.
  • Sentirte seguro y bien contigo mismo cuando estás a solas.
  • Tener relaciones de pareja, amistad o en el trabajo que te aporten y en las que te sientas cómodo.

 

Psicoterapia Gestalt