TERAPIA DE PAREJA

La mayoría de nosotros anhelamos que en nuestra relación de pareja haya entendimiento, deseo y compromiso. Sin embargo muchas veces discutimos más de lo que nos gustaría, nos sentimos exigidos, sin deseo hacia el otro o rodeados de quejas.

Ante este panorama, para salir de la tensión o el hastío, muchas personas vuelcan su atención en el trabajo o los hijos, se aíslan en sus proyectos individuales o se abren a otras relaciones. A la larga esto tiene un efecto devastador en la pareja, aunque no se separe. Para arreglar los problemas ambas personas suelen esperar, durante demasiado tiempo y casi siempre sin éxito, a que el otro cambie.

La terapia de pareja ofrece una alternativa a este callejón sin salida, primero ayudando a entender por qué la relación no está funcionando y en qué medida cada miembro es responsable de ello. Ofrece también un lugar para entender al otro y para experimentar nuevas maneras de estar en la relación. De esta manera se abre la posibilidad de transformación, tanto personal como de la pareja. Si ambos deciden seguir juntos, esta transformación sirve para incluir nuevas maneras de convivir, de tener intimidad y de crear un futuro juntos. Si deciden separarse, la terapia de pareja busca igualmente que los dos queden bien, emocionalmente y en los aspectos más prácticos.