Entrar en el Tantra me ha permitido ver las cosas desde otro punto de vista, quitando capas de creencias limitantes y prejuicios que nos han inculcado durante mucho tiempo. Ahora me siento más conectada y más saludable, en armonía con mis principios, ligados a estar focada en el momento presente y sentir y disfrutar intensamente cada instante.

Mi trabajo a través del masaje tántrico ayuda a quien quiere acercarse sin prejuicios a otras formas de colocarse en el mundo, entendiendo la sexualidad como un ámbito más de nuestras vidas que mejorar.

Con el masaje tántrico consigo que otras personas estén más conectadas con ellas mismas y su placer, descubriendo que existen otras maneras de sentir, de ser verdaderamente felices, tejiendo nuevas conexiones entre nuestro cuerpo físico, mental, emocional y sutil.

    (Consultar aquí)