Mi vocación hacia la micropigmentación surgió de los años que pasé viviendo en capitales como Londres, Nueva York y Milán, trabajando en el fascinante mundo de la moda. Durante ese tiempo me especé a enamorar del maquillaje.

Me he formado estudiando en centros estéticos de primer nivel, como Jatier, Amepo o Blink.

(Consultar aquí)