Sin contar calorías, por favor

 

Las calorías son las unidades con las que se mide la cantidad de calor que se genera en nuestro cuerpo al ingerir un alimento. El calor es necesario para que todos nuestros órganos funcionen correctamente: el corazón bombee, los pulmones oxigenen nuestra sangre…etc., sin calor no hay vida.

El tema de las calorías que tienen los alimentos lleva años relacionándose con el control de peso y esclavizando a muchas personas, limitando constantemente lo que se consume dependiendo de su número de calorías, en lugar de interesarnos si es nutritivamente saludable o no.

Esta información propagada como la pólvora, ha hecho que se dejen de consumir productos tan saludables y necesarios como los frutos secos, las patatas, los hidratos de carbono integrales… etc., por ser bastante calóricos, y se hayan sustituido por productos “light” procesados, que lo único que hacen en nuestro organismo es engañarlo en saciedad momentánea con edulcorantes químicos, potenciadores del sabor y multitud de añadidos. ¿Os acordáis de lo que generan todos estos químicos en nuestro cuerpo, verdad?. Acidez y enfermedad.

Estos productos “light” son productos que no tienen prácticamente calorías, calorías ni nada: están totalmente carentes de nutrientes, con lo que tendremos sensación de hambre constante. Nos provocan deficiencias alimentarias robando los nutrientes de nuestro cuerpo y de nuestros tejidos al no encontrarlo nuestro organismo en lo que hemos ingerido. Y para colmo, por supuesto que no adelgazan. ¿Vemos algo de positivo en todo esto?.

Es cierto que 100 gr de frutos secos tienen más calorías que un croissant, pero son calorías/calor que nuestro organismo metabolizará de forma saludable, aprovechando toda la fibra, potasio, sodio, grasas saludables y un largo etcétera de nutrientes que nuestro cuerpo NECESITA para mantenerse celularmente VIVO y llevar a cabo sus funciones. En cambio, con las calorías vacías de un croissant, lo único que hará nuestro cuerpo es almacenarlo en forma de grasa sin poder aprovechar prácticamente nada para alimentar a tus células.

Así que te invito a que le des la bienvenida de nuevo a los hidratos de carbono integrales, los frutos secos, las legumbres, las semillas, las patatas, la fruta deshidratada, los plátanos, los aguacates, los aceites…etc. No tengas miedo a incorporar estos alimentos que lo único que van a hacer es cargarte de energía, embellecerte por dentro y por fuera.

Si quieres controlar tu peso, la única premisa que has de tener en cuenta es no abusar en cantidades y omitirlos en las cenas. De esta manera tu cuerpo se irá regulando poco a poco llegando a un peso saludable sin esfuerzo, sin castigarlo con el timo de falsos alimentos industriales y manteniendo la energía que necesitas durante todo el día.

Gira el foco de atención de fuera para dentro, no te guíes por la industria alimentaria que busca simplemente vender productos a costa de tu salud. Los alimentos reales no están formados de calorías sino de vitaminas y minerales.

Vuelve a tu estado más natural empezando con lo que te alimentas. Lo que has venido a hacer aquí es mucho más importante de lo que crees y me encantaría ayudarte a conseguirlo empezando desde dentro. Solo desde un físico sano y con luz se puede ver con claridad y vivir con coherencia.

No lo olvides nunca: el mundo te necesita en tu mejor versión, así que ten fe en tu belleza natural, en tu sabiduría, en saber escuchar a tu cuerpo y en ser merecedor@ de ese amor que te has de entregar. Si yo puedo verlo para ti, seguro que tú también.

 

Noelia Ferreiro Cánovas

Publicado en Terapias alternativas.