MASAJE TAILANDÉS PARA EMBARAZADAS

Cuánto más cuidado y amoroso sea el proceso de gestación, lactancia y en general de crianza, más facilitaremos que los niños puedan crecer seguros y felices, consiguiendo unos adultos empoderados y conscientes.

Como beneficios del masaje tailandés podría mencionar los propios de la práctica de yoga para embarazadas. Las estructuras físicas, músculos, tendones, fascias y órganos internos se ven modificados provocando tensiones y dolores en diferentes zonas.

A través de estiramientos, presiones y movilizaciones se consigue relajación a nivel físico y mental.

Al trabajar también los diferentes meridianos (canales energéticos) facilita la relajación y mejora el rendimiento de los diferentes órganos, lo que repercute en el estado emocional de la madre y del bebé, por lo que ayuda a disfrutar de una gestación relajada.

En el período de posparto, podemos realizar masaje a partir del tercer día de parto natural y una semana en caso de cesárea.

Se busca facilitar la recuperación del útero y demás estructuras implicadas en el parto.

Para ello, utilizo aceites nutritivos y neutros, masaje abdominal (Chi NeiTsang) además de las pindas  (saquitos elaborados con diferentes plantas) para aprovechar los beneficios de éstas y favorecer la recuperación natural interna y la segregación de leche.

En estos casos, se trabaja abdomen y cintura pélvica, además de los senos.

De esta manera, los principios activos de las plantas y sus minerales se integran en el organismo sin riesgo.

Todos mis tratamientos son personalizados, me adapto a las necesidades y peculiaridades de cada mujer, aunque en el caso de embarazo, suelen aparecer molestias comunes propias del estado, tensión en hombros, caderas, retención y pesadez en extremidades, cefaleas tensionales, estreñimiento entre otras todas ellas mejoran y/o desaparecen con el masaje tailandés.

Masaje-tay-embarazadas-B MASAJE TAILANDÉS PARA EMBARAZADAS