OSTEOPATÍA CRANEAL

 
Hay un principio organizador, un eje en torno al cual se distribuye la fuerza vital y se estructura todo el organismo. Esta fuerza es la que llamamos Aliento de Vida, y vendría a ser la Intención de la vida en acción. Es lo que unifica al Ser con el Cuerpo, es lo que otorga potencia y fuerza, tiene funciones sanadoras y se expresa como principio ordenante dentro del mundo fluido de los tejidos, generando ritmos, pulsaciones, fluctuaciones, mareas..., que transmiten la historia de la persona, su salud inherente, sus traumas, su inercia, manifiestan sus propios recursos y su potencial de sanación.

Desde finales del siglo XIX, principios del XX, varios médicos osteópatas (Still, Sutherland, Uppledger, Magoun...) «descubrieron», investigaron y analizaron sobre «la consciencia existente en la estructura humana». Estudiaron, movidos por una inmensa curiosidad sobre el cuerpo y el alma humana, y experimentaron que todos los tejidos y estructuras del cuerpo contienen intrínsecamente emociones y memorias vitales.

Mediante un trabajo sutil y profundo realizado en el tejido fascial (un tejido que, como una red, envuelve y conecta todos los órganos, vísceras, músculos...), conjuntamente con el movimiento de respiración primaria (MRP) propio del sistema nervioso, facilitamos la expresión de este principio ordenante y curativo que posee el cuerpo. Si la potencia del aliento de vida no puede expresarse, sobreviene el caos y la patología.  En cambio, cuando las restricciones, torsiones y bloqueos se liberan y relajan, cuando el equilibrio vuelve manifestarse, se favorece que el Aliento de Vida, esa fuerza organizadora, se manifieste en toda su magnitud, facilitando que cumpla su función inherente, otorgando vitalidad, manteniendo el orden y favoreciendo los procesos curativos, y la salud de todo el sistema mente-cuerpo. Hay que tener presente que el cuerpo sabe qué hacer para sanarse (si uno se corta el tejido cicatriza por sí solo), el terapeuta solo acompaña y facilita para que ese proceso ocurra y se manifieste.

Las terapias somáticas, dentro de las cuales se encuentra la Terapia Sacrocraneal, que enfatizan el toque profundo son, en general, muy efectivas en descubrir el material traumático subyacente, usando herramientas y métodos seguros, suaves y efectivos para su liberación. Es imprescindible remarcar que la TSC NO es en sí misma una técnica de psicoterapia, hipnosis, ni regresión, sin embargo, en mis sesiones de trabajo la integro dentro de un proceso psicoterapéutico.

 

*Si tienes dolores generales, problemas para dormir, migrañas, has pasado por alguna operación, dificultades para concebir...

 

“El fluido cerebroespinal es el medio líquido para la radiación de la vida.
Allí donde está presente hay vida, y curación con la función normal.
Cuando esta fuerza de vida esencial y primaria no actúa en el cuerpo, hay obstrucción, espasmo,
estancamiento y dolor, como los engranajes que se traban en lugar de funcionar con suavidad”.

(R. Stone)

Osteopatia-craneal-B OSTEOPATÍA CRANEAL