PÉNDULO UNIVERSAL

 

El Péndulo Universal fue diseñado y construido por L. Chaumery, A. De Belizal y Morel en 1936, y es el resultado de la búsqueda de estos ingenieros franceses para poder medir las radiaciones que nos rodean. Este péndulo de madera, esférico, abre un nuevo capítulo en la radiestesia.

Describieron sus descubrimientos en varios libros:

“Essai de radiesthésie vibratoire”, L. Chaumery y A. de Bélizal

“Radiesthésie, vibrations et ondes nocives”, A. de Bélizal y P.A. Morel

“Introduction à la Physique radiesthésique et micro-vibratoire: Ondes de formes, Techniques, Appareils”, A. de Bélizal y P.A. Morel

“Physique micro-vibratoire et forces inviseibles”, A. de Bélizal y P.A. Morel

 

QUÉ IMPLICA TRABAJAR CON EL PÉNDULO UNIVERSAL

Trabajar con el P.U. es entrar en el mundo de las vibraciones sutiles a través de las ondas de forma, y vivirlas conscientemente. Digo conscientemente porque de hecho, lo seamos o no, ésta es nuestra naturaleza: vibracional. Así nos lo dice la ciencia: somos y vivimos en un entramado de frecuencias y radiaciones que emanan de nuestro subsuelo y de nuestro cosmos.

En este flujo y reflujo vivimos cambios constantes que afectan a nuestra manera de vibrar, es decir a nuestra energía, provocados por factores externos e internos que con el tiempo generan alteraciones de nuestro cuerpo en toda su dimensión: físico, psíquico y emocional.

El movimiento en nosotros es constante, como en el universo en que vivimos, pues ésta es la ley del Macro y Microcosmos: “la parte refleja el todo”... mantenerse en equilibrio es el arte de desarrollar la capacidad de fluir sin estancarse.

El P.U. es un detector y a la vez emisor de todas las radiaciones que nos rodean y nos conforman, un instrumento con una miríada de posibilidades, cuya aplicación es de lo más adecuada teniendo claro de que nuestra esencia es energética. El P.U. nos ofrece la posibilidad de operar en nosotros con sus frecuencias: eléctrica, magnética y electromagnética.

Según las palabras de sus propios creadores: “...mientras la célula viva se encuentre en equilibrio entre la fuerza telúrica que emana del centro de la Tierra y tiende a escaparse hacia la estratosfera, y la fuerza del cosmos que bombardea constantemente a la fuerza telúrica para neutralizarla, está protegida de todos los males que matan la vida, descartando otros factores accidentales” (del libro “Física Micro-vibratoria y fuerzas invisibles”).

 

 

Péndulo Universal